Normal, jurada o técnica

En cada apartado encontrará información detallada sobre cada modalidad.

Se trate de documentación comercial, publicitaria u oficial, siempre tendremos el profesional adecuado para traducirla.

Nuestros servicios

Modalidades de traducción

Traducción normal

Traducción normal es la traducción escrita de uso general de cualquier texto al español (directa), del español como lengua de origen a otra lengua destino (traducción inversa) o entre otras lenguas de origen y de destino sin que intervenga el español.

Traducción técnica

Las traducciones técnicas abarcan todo tipo de documentos o textos con un lenguaje específico. El grado de tecnicismos puede suponer un mayor volumen de trabajo, por lo que puede implicar una tarifa más elevada en concepto de suplemento por dificultad y volumen, ya que suponen más tiempo empleado y el recurso a traductores especializados en cada materia (como ingeniería, medicina, etc.).

Traducción jurada

La traducción jurada es la traducción de textos con carácter oficial para fines legales, es decir, para que el texto traducido y certificado por el traductor tenga la misma eficacia legal que el original.

Pida presupuesto enviándonos los documentos escaneados en formato PDF:

Te respondemos

Preguntas frecuentes sobre traducción

La traducción jurada es la traducción de textos con carácter oficial para fines legales, es decir, para que el texto traducido y certificado por el traductor tenga la misma eficacia legal que el original. Normalmente se trata de contratos, documentos judiciales (especialmente para trámites de comisión rogatoria, también llamados auxilio judicial, que pueden abarcar autos completos con escritos de demanda, exhortos, resoluciones, sentencias, etc.), titulaciones y certificados de estudios, actas de nacimiento, de defunción, de matrimonio, así como cualquier documento que para fines de garantía legal tenga que tener eficacia legal plena certificada.

Pida presupuesto enviándonos los documentos escaneados en formato PDF: [email protected]

El intérprete jurado tiene potestad para realizar una interpretación presencial, es decir una traducción oral, que puede ser requerida en juicios cuando un declarante no habla o domina suficientemente el idioma español, o en otros trámites administrativos, tales como bodas, declaraciones ante la policía, notarías, juntas arbitrales y órganismos similares.

La traducción normal es para usos generales, mientras que la técnica aborda documentos especializados, como ingeniería, arquitectura o medicina.
Los intérpretes jurados están habilitados para traducir documentos públicos o privados de una lengua extranjera a cualquiera de las lenguas oficiales del Reino de España para las que esté habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, o de la lengua española u otra lengua cooficial de España, si es el caso, a la lengua extranjera para la que esté habilitado, dotándolos de validez oficial. Estas traducciones pasan a tener validez en procesos administrativos y judiciales. Así, el Traductor-Intérprete Jurado certifica que la traducción es correcta y completa, y se hace responsable de posibles incorrecciones del documento.
Las traducciones técnicas abarcan todo tipo de documentos o textos con un lenguaje específico.
Ir al contenido